La casita de chocolate

Ángel Utrillas | Martes, 4 de junio de 2013

Érase una vez un pueblo pequeño en extensión pero inmenso en belleza y corazón. Tan antiguo es, que se llama Ateca (del árabe Atiqa, Antigua). Allí vivían Jorge y Pilar, dos hermanos que como otros habitantes de Ateca encontraron trabajo en “la casita de chocolate”, porque Ateca, Huesitos y chocolate, son sinónimos, no en vano, allí, se fabrican nuestros famosos Huesitos, las chocolatinas Tokke los caramelos Respiral…
En 1862 fundó la familia Hueso su fábrica, 150 años de dulce historia, que se dice pronto. Pilar y Jorge empezaron a trabajar allí en el 75, justo cuando don Paco Unzurrunzaga (dueño de “la casita” desde 1950) tuvo la idea de crear “Los Huesitos”. Los dos hermanos llevan allí toda la vida, ahora tienen 59 y 57 años respectivamente.

Jorge y Pilar son ejemplares de una especie en peligro de extinción, trabajadores de clase media, con un puesto fijo y un salario digno; eran felices en “la casita de chocolate”, en una empresa familiar donde no había conflictos sino todo lo contrario, no podían imaginar que su mundo, de repente, un mal día se derrumbaría.

La bruja, disfrazada de empresario americano, acechaba en el bosque oscuro de los negocios internacionales y así, en diciembre de 2010, la empresa estadounidense Kraft Foods compró la planta y después pasó a llamarse Mondelez International. Mondelez es líder en snacks y factura unos 600 millones de euros solo en España. Entre sus marcas están Milka, Suchard, Oreo, Philadelphia, Toblerone, Fontaneda… La empresa tiene unos 1.900 trabajadores en España en siete plantas, en Ateca son más de 100 empleados, 100 familias en un pueblo de 2000 habitantes.
- Hola, pequeñines-dijo la bruja nada más llegar-, ¿quién os ha traído? Entrad y quedaos conmigo, no os haré ningún daño-. Y, cogiéndolos de la mano, los introdujo en la casita, donde había servida una apetitosa comida.
Pasaron dos años y llegó un mal día en el que un directivo que en su puñetera vida había visito Ateca, vio en su ordenador que el dedito de Gretel no estaba lo suficientemente gordo como para comérsela, que no ganaban tanto dinero como antes. No pierden pero no ganan como antes. Entonces envía a uno de sus secuaces con un mensaje claro y conciso. Se cierra la planta, Los Huesitos nos los llevamos a Polonia.
No quieren negociar, ni ERE, ni prejubilaciones, ni ajuste de salarios, nada, las razones del cierre, que la bruja califica de irreversible, no son económicas, sino de organización, buscan mano de obra más barata, diversificar sus productos en otras delegaciones y disminuir costes. Cien parados por un cierre injustificado, la bruja no solo quiere cambiar la historia de la comarca, también pretende cerrar el pueblo.
El gato negro de la bruja justifica el cierre maullando que se trata de “una medida coyuntural para un problema estructural”. ¡Bonita palabrería felina! Cuidado con las coyunturas, gatito, coyunturas, además de ser “circunstancias que influyen en una decisión importante”, también son articulaciones móviles que unen un Huesito con otro Huesito.
Nuevo maullido del taimado felino: “La fábrica es inviable, en Polonia se puede producir siete veces más que en Ateca, la producción cayó un 8% en 2012 y menguará un 21% en este año. Los negocios no tienen corazón.
Mira, minino, tú eres el que carece por completo de corazón, como te lleves los Huesitos a Polonia todas las toneladas que fabriques te las vas a comer tú, tendrás la panza muy llena a lo largo de tus siete vidas.
- El otro día, viendo el derrumbe de la fábrica de Bangladesh en la que se fabrica la ropa que se vende aquí- añade Pilar con tristeza-, me planteaba comprar productos de nuestro país. El Huesito es de aquí, hemos crecido con él y se lo llevan a Polonia.
La bruja avara ha decidido cerrar otra de sus fábricas en España, la de Sevilla, especializada en la producción del café Saimaza, 45 despidos más. En teoría mantendrá el resto de sus fábricas españolas, pero también en teoría iba a mantener estas dos que cierra. Recordemos que en este caso concreto el cierre no es inducido por una quiebra.
- ¡Ahora sí que estamos perdidos!- dice sollozando Pilar.
- No llores- intenta consolarla el hermano-, y no te aflijas, que yo me las arreglaré para salir del paso.
Fueron sembrando de migas de pan el trayecto para encontrar el camino de regreso a la situación inicial. Las arrojaron por Twitter, por FB, por diversos blogs…
http://lejosdeltiempo.wordpress.com/2013/05/06/huesitos-ateca-la-especulacion-capitalista-y-la-verdadera-democracia/
Parece que han conseguido que la bruja aplace la ejecución de su decisión pero no es suficiente, hay que esperar a que la bruja se descuide, que se acerque al horno y entonces, darle un buen empujón para que caiga dentro, cerrar a cal y canto la puerta y poner el termostato a 300 grados por lo menos.
Espero que pronto a los empleados de la fábrica de Huesitos y a todo el pueblo de Ateca se les acaben las penas, y que en adelante vivan de nuevo felices. Y colorín colorado, este cuento todavía no se ha acabado. Ayúdanos a salvar nuestros Huesitos.

El sábado día 8 de junio estaré en la Feria del Libro de Madrid en la caseta 134 de 19 a 21h. Firmaré mis dos últimos libros Recuerdos de lluvia y Cierzo y El último secreto del Titanic y, por cada ejemplar firmado regalaré un Huesito.

http://laprofeciadelsilencio.blogspot.com.es/2013/06/la-casita-de-chocolate.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>